La cosas no siempre son lo que parecen.

Es muy común que amigos y familiares emitan sus criterios sobre el parecido o no de los niños a sus padres o a algún miembro de la familia , sin embargo aunque sea «obvio», un parecido es muy subjetivo y no puede ser tomado como una verdad absoluta.                                                                                                                                                    En nuestra experiencia vemos casos donde el parecido puede ser o no evidente  y los resultados de la prueba de ADN dicen lo contrario. Es por eso que ante las dudas siempre será lo mejor recurrir a la prueba de ADN , donde los resultados serán la verdad absoluta.

Contáctanos al 4000-3544.

Somos ADN La prueba.